blog

Curiosidades sobre los Reyes Magos

Existen muchos mitos en torno a los Reyes Magos, hasta el punto de no estar seguros en estos momentos de hasta qué punto estos personajes forman parte de la historia o de la ficción. El día de Reyes es fiesta nacional, y seguro que lo llevas celebrando desde hace años. Pero, ¿sabes de dónde viene el mito y quiénes fueron realmente Melchor, Gaspar y Baltasar?

  1. ¿LOS NOMBRES?: En la biblia no aparecen nombrados de ninguna manera  y no es hasta el siglo V cuando se les menciona como  Melichior, Gathaspa y Bithisarea. Pero estos nombres variaban dependiendo de la cultura; los griegos los llamaron Appellicon, Amerín y Damascón; los hebreos, Magalath, Galgalath y Serakín; y los sirios, Larvandad, Hormisdas y Gushnasaph.
  2. ¿ERAN TRES? En este sentido tampoco queda reflejado en la biblia el número de reyes magos que visitaron al niño llegados de oriente. Se suele decir que fueron 3 por el número de regalos que trajeron pero también se dice que son tren en representación de las tres edades del hombre, la juventud, la madurez y la vejez. Por otro lado los armenios creen que eran 12 y les dan 12 nombres diferentes, ninguno de los cuales aparece tampoco en el libro sagrado cristiano.
  3. ¿ERAN REYES?: La palabra “mago” proviene del persa (magusha) y el acadio (magushu), que derivaron en el griego “μαγός” (magós) y luego al latín “magi”. Los griegos empleaban la palabra magós para referirse a hombres sabios, no hechiceros. Más específicamente, a hombres de Ciencia, especialmente de los astros.
  4. ORIGEN DE LOS REYES: Siempre se ha creído que los Reyes magos venían del lejano oriente Sin embargo, en La infancia de Jesús, el libro sobre la niñez de Cristo escrito por el papa Benedicto XVI, se dice que los Reyes Magos probablemente no venían de Oriente sino de Tartessos, una zona que los historiadores ubican entre Huelva, Cádiz y Sevilla…es decir, eran andaluces!

Los griegos empleaban la palabra magós para referirse a hombres sabios, no hechiceros.

  1. LOS REGALOS ORIGINALES: Normalmente se suele hablar de incienso oro y mirra y en los siglos posteriores se fue ahondando en el significado de cada uno de los presentes. El oro de Melchor es un regalo de reyes, la naturaleza de Jesús entre los suyos; el incienso de Gaspar, su origen divino, se utiliza en el culto en los altares; y la mirra de Baltasar, un compuesto para embalsamar, presagia su futura muerte.
  2. ¿POR QUÉ CARBON?: Los Reyes Magos obsequiaban a todos los niños, pero llegó a sus oídos que no todos eran buenos. Para estudiar quién merecía regalos y quién no, enviaron a su paje Carbonilla a vigilarlos, y éste decidió que los malos serían castigados con un trozo de carbón, un material que se encontraba fácilmente en todas las casas en el pasado, ya que hacía frío por éstas fechas. En esencia, un regalo inútil. Con el tiempo, el carbón de convirtió en dulce porque a los Reyes no les gusta castigar. Es más bien una advertencia para que los que han sido malos cambien su comportamiento al año.
  3. ¿DE DONDE VIENE EL ROSCÓN?: El dulce más típico de esta festividad podría remontarse a las saturnales romanas (fiestas en honor de Saturno) o ser una representación comestible de la corona de adviento (guirnalda de ramas de origen remoto que fue adoptada por la Iglesia católica en el siglo XVI).
  4. LA FECHA DEL 6 DE ENERO: En principio, en ese día se celebraba la llamada Epifanía (revelación de Jesús al mundo no judío), aunque ya en otras culturas el 6 de enero era una fiesta relacionada con el solsticio de invierno. Y en el siglo V se identificó dicha fecha con la Adoración de los Reyes Magos y la palabra epifanía pasó a designar asimismo ese episodio del rito católico.
  5. EL CUARTO REY MAGO: También existen leyendas que hablan de un cuarto Rey Mago llamado Artabán, que habría interrumpido su camino para curar a un viejo moribundo y que por tanto habría llegado tarde a Judea, donde sería apresado y encerrado treinta años en el palacio de Jerusalén. El teólogo presbiteriano Henry van Dyke recogió esta historia en su cuento navideño El otro Rey Mago (1896).

Y ahora que sabemos un poco mas acerca de estos hombrecillos que nos dejan regalos la noche del 5 de enero, desde Diferen-T os deseamos un muy feliz día de reyes.